Mujer entrando a edificio de oficinas

Análisis comparativo: ¿qué novedades hay en el informe sobre el estado del control de acceso físico de 2021?

Hace poco compartimos los hallazgos de nuestro informe anual sobre El estado del control de acceso físico, publicado en enero de este año. Los datos reflejaban las respuestas de más de mil profesionales de la seguridad y la informática que participaron en nuestra encuesta sobre tendencias en sistemas de control de acceso. Los profesionales encuestados provenían tanto de pequeñas y medianas empresas como de grandes organizaciones con operaciones en sectores como tecnología, educación, gobierno, manufactura y salud, entre otros. En nuestro informe inicial ofrecimos un panorama general de los resultados. A continuación, profundizamos en las tendencias y algunas consideraciones importantes de dicho informe.

No es de extrañar que la pandemia de COVID-19 figurara como uno de los principales retos destacados por los encuestados. Este acontecimiento no sólo cambió la estructura de nuestras vidas; además, replanteó las prioridades de nuestra industria. La demanda de soluciones de control de acceso sin contacto fue rápida y se vio impulsada por la necesidad imperiosa de evitar la propagación del virus.

Para la muestra un botón: más del 40 % de los encuestados indicó que su motivación primordial para actualizar los sistemas era su deseo de implementar soluciones sin contacto. Las tres motivaciones siguientes están estrechamente relacionadas con la respuesta a la pandemia y las soluciones sin contacto: aprovechar nuevas prestaciones (como las credenciales móviles y las implementaciones en múltiples aplicaciones), implementar procesos digitales (como la incorporación de la emisión inalámbrica de credenciales) y mejorar la experiencia de los usuarios (como la optimización del control de acceso mediante la reducción de los puntos de contacto físico).

Al comparar los resultados con los obtenidos en 2019, se observa que en ambos años los encuestados indicaron factores determinantes similares en cuanto al mejoramiento de la experiencia del usuario y la introducción de nuevas funciones. Sin embargo, lo que destaca en comparación con el año pasado es que los procesos digitales subieron del puesto número 6 al 3. Además, el mejoramiento de la integración con otros sistemas de seguridad cayó del puesto #3 (40 %) en 2019 al puesto #6 en la encuesta de 2020 (27 %).

En las respuestas se observaron otros cambios en las prioridades, los cuales, si consideramos todas las transformaciones inesperadas que trajo consigo el año 2020, no son realmente tan inesperados.

Los desafíos más apremiantes

Los encuestados indicaron que los seis principales retos a los que se enfrentan a diario son los siguientes:

  1. Volver al trabajo y manejar el riesgo inminente para la salud que representa el COVID-19, con acciones como el monitoreo de visitantes, empleados u otro personal autorizado.
  2. Mejoramiento de la comodidad y el flujo de usuarios en los puntos de ingreso del sistema de control de acceso físico.                 
  3. Protegerse contra el aumento de las amenazas generadas por puntos de seguridad vulnerables, especialmente aquellas que están muy extendidas o que tienen difusión reciente en los medios de comunicación local/en el exterior.
  4. Integración con otros sistemas empresariales.   
  5. Aprovechar las funciones/aplicaciones que ofrecen nuevas tecnologías y productos.   
  6. Facilitar la gestión del acceso físico mediante procesos digitales.

Es claro que la pandemia ha alterado las operaciones de seguridad de muchas organizaciones. Por ejemplo, una mejor integración con otros sistemas empresariales fue el principal reto al que se hizo referencia en el informe del año pasado; sin embargo, este desafío descendió al puesto número 4 en el informe de este año. Del mismo modo, el deseo de aprovechar las nuevas características y funciones de control de acceso pasó del puesto 2 al puesto 5 en la encuesta de este año.

Los resultados de la encuesta también muestran que la amenaza de un ataque informático se ha vuelto más preocupante para los encuestados. Esta preocupación subió cuatro puntos porcentuales este año. Este hallazgo nos resulta entendible, ya que la pandemia obligó a más empleados a trabajar desde casa, haciendo más frecuente y, por lo tanto, más vulnerable, tanto el acceso lógico remoto como la seguridad en las redes. Por el contrario, las violaciones a la seguridad física, si bien siguen siendo la principal preocupación, bajaron 14 puntos en comparación con las respuestas del año pasado, dado que hay menos empleados trabajando en las oficinas.

¿Qué está motivando las actualizaciones?

Una vez más, la pandemia lleva la voz cantante. Las actualizaciones más comunes son, en su orden: las soluciones sin contacto (entre las que se cuentan las credenciales móviles y las implementaciones en múltiples aplicaciones), la optimización del control de acceso mediante la reducción de los puntos de contacto físicos y procesos digitales, así como la emisión inalámbrica de credenciales.

No cabe duda de que las tecnologías de emisión de credenciales siguen evolucionando, con o sin pandemia, y de que se están alejando de las credenciales con tecnologías preexistentes, menos seguras, como las Prox de 125kHZ, la banda magnética y el código de barras. Los usuarios están migrando cada vez más hacia tecnologías más seguras como Seos® y MIFARE Classic y DESFire, las cuales están equipadas con cifrado más avanzado y son mucho más difíciles de clonar.

A pesar de algunas mejoras que son evidentes en el informe, persiste un retraso importante en la actualización de sistemas de acceso anticuados. En 2020, solo 43 % de los encuestados indicó que su sistema cumplía o iba más allá de sus requerimientos actuales y de los que preveían en el futuro. Esto supone un marcado contraste con la primera encuesta realizada en 2017, en la que 73 % de los encuestados aseguró que su sistema cumplía con sus requerimientos. Esta cifra se redujo a 50 % en 2019 y en 2020 solo llegó a 43 %.

Esto puede definitivamente guardar relación con la respuesta a la pandemia. Pero lo que es esencial aquí es que los sistemas y la infraestructura siguen envejeciendo, los proyectos de actualización siguen estancados y, lo que es aún más importante, las soluciones de control de acceso preexistentes ya no logran satisfacer los nuevos requerimientos y necesidades.

Aun así, muchos encuestados siguen afirmando no tener planes de actualizar sus sistemas, mientras que otros aseguran tener planes de hacerlo en un plazo de uno a seis años. Otra consideración importante del informe es que, aunque la pandemia puede haber frenado los planes de actualización debido a la reducción de los presupuestos y al cambio de prioridades, la adopción del acceso móvil sigue estancada, a pesar de la demanda de soluciones sin contacto en las que la tecnología móvil puede desempeñar un papel fundamental.

Hagamos cuentas sobre la localización en tiempo real

Los servicios de localización en tiempo real (RTLS, por sus siglas en inglés) están afianzándose fuertemente en el ámbito del control de acceso. Esta tecnología permite a los usuarios identificar en cualquier momento la ubicación en tiempo real de los visitantes y empleados dentro de sus instalaciones. Los resultados están distribuidos de forma proporcional: aproximadamente un tercio de los encuestados afirma tener la posibilidad de conocer tanto la ubicación como el número de personas que se encuentran en sus instalaciones, mientras que otro tercio sólo conoce la ubicación y un último tercio sólo tiene acceso al número de ocupantes.

Esto significa un aumento con respecto al año anterior y, una vez más, la pandemia se lleva el crédito. La tecnología RTLS está ayudando a los equipos humanos encargados de la seguridad y la infraestructura de las organizaciones a implementar los protocolos de distanciamiento social y a automatizar el rastreo de contactos en respuesta a un caso positivo de coronavirus. Es de suponer que la adopción de las tecnologías RTLS seguirá aumentando este año y los siguientes.

La pandemia definitivamente dio al traste con los presupuestos disponibles para la actualización de los sistemas, pero sigue siendo patente la necesidad de modernizar las soluciones de control de acceso físico anticuadas. En nuestro proceso de regreso seguro a nuestros lugares de trabajo, y mientras encontramos nuestro lugar en la nueva normalidad, no podemos subestimar el valor que conlleva mejorar la experiencia de los usuarios y aumentar la seguridad del control de acceso.

¿Desea conocer más? Descargue su copia del Informe sobre el estado del control de acceso en 2021 >>  

Luc Merredew ha trabajado por más de veinte años con fabricantes de equipos originales en el sector de la seguridad y de protección contra incendios. En su cargo actual para HID Global como director de comercialización de productos PACS (Control de Acceso Físico), se ocupa de los territorios de América Latina, Estados Unidos y Canadá. Luc reside en Huntington Beach (California) y lleva cinco años con HID Global, compañía con sede en Austin (Texas).

RECENT POSTS